Servicio de Salud

Viña del Mar - Quillota

Martes 29 de octubre de 2019

Servicio de Salud Viña del Mar Quillota recibe 10 bicicletas estáticas por parte de UVM para usuarios que están en rehabilitación

•Los cicloergómetros permitirán realizar valioso ejercicio terapéutico para la etapa de rehabilitación, que permite elevar la calidad de vida de los pacientes.

 

Imagen foto_00000002

Mediante la retribución por uso de campos clínicos, la Universidad Viña del Mar entregó diez bicicletas horizontales o cicloergómetros, a 10 establecimientos hospitalarios de la red del Servicio de Salud Viña del Mar Quillota. Estos equipos fueron entregados en el marco de un Proyecto de Desarrollo Institucional de Salud Cardiovascular que partió en su primera fase el año 2018, con la capacitación de los profesionales del área.

 Enfermedades crónicas no transmisibles

 La kinesióloga Andrea Vergara Díaz, Referente de Rehabilitación de la Subdirección de Gestión Asistencial del SSVQ, explicó que actualmente en Chile el 84% de los fallecimientos son causados por enfermedades crónicas no transmisibles, “principalmente por enfermedades cardiovasculares, cánceres, enfermedades respiratorias crónicas y diabetes mellitus tipo 2. Estas patologías, de origen multifactorial, se asocian a estilos de vida poco saludables (como el sedentarismo, consumo de tabaco, consumo perjudicial de alcohol y alimentación no saludable, todos modificables) y a factores de riesgo metabólicos (obesidad, hipertensión arterial, dislipidemia e hiperglicemia)”.

Imagen foto_00000003

 Ejercicio terapéutico para la evaluación y tratamiento

 En  ese contexto, en el Servicio de Salud Viña del Mar Quillota, el 43% de las condiciones de salud de los usuarios que ingresan a rehabilitación a nivel hospitalario, en atención ambulatoria como atención cerrada, corresponde a patologías cardio metabólicas y respiratorias en fase aguda y subaguda, “Por esta razón el ejercicio terapéutico es efectivo en la prevención y el tratamiento de estas enfermedades, porque es un método no invasivo que influencia de forma positiva la calidad de vida, la capacidad física (tolerancia al ejercicio) y la funcionalidad de las personas”, agregó la kinesióloga.

 Andrea Vergara Díaz agregó que la evaluación de la capacidad cardiorrespiratoria “se lleva a cabo por medio de una prueba de esfuerzo que se puede realizar en cicloergómetro o trotadora; donde se somete al individuo a un ejercicio ininterrumpido con incrementos progresivos de la carga de trabajo hasta alcanzar un esfuerzo máximo. Esto permite la prescripción de diferentes intervenciones en base al ejercicio terapéutico, como parte de un plan de tratamiento integral de rehabilitación con el objetivo de mejorar su condición de salud y funcionalidad”.

Imagen foto_00000004

 Rehabilitación en cifras en la red SSVQ

 Año a año crece el número de usuarios que ingresan a rehabilitación para recuperar su calidad de vida y funcionalidad.  En ese sentido, las intervenciones en rehabilitación integral, se centran en optimizar el funcionamiento, disminuir las complicaciones, potenciar las capacidades y generar la mayor independencia en actividades de la vida diaria y lograr la integración familiar, social, educacional y laboral de las personas. En el año 2018, ingresaron 18.550 personas a un Programa de Rehabilitación Integral a nivel hospitalario en la red SSVQ, de las cuales 5.382, fueron atendidas de forma ambulatoria y 13.168 en condición de hospitalizados.

 En cuanto a las condiciones de salud de los pacientes atendidos el año pasado, el 66% corresponde a accidentes cerebrovasculares, enfermedades cardiovasculares, respiratorias y amputaciones en diabetes. En ese contexto, los planes terapéuticos integrales consideran intervenciones a través de ejercicio terapéutico, con el objetivo de impactar positivamente en la condición de salud de las personas atendidas y en su calidad de vida.

Imagen foto_00000001

 Imagen foto_00000005

 Imagen foto_00000007

Imagen foto_00000008

Imagen foto_00000010

Imagen foto_00000011